Nicolás Maduro, tirano venezolano cumplirá 10 años en el poder
Nicolás Maduro, tirano venezolano cumplirá 10 años en el poder | Foto de El País

No basta con salir de Maduro, hay que acabar con el chavismo

El dictador de Miraflores cumplirá 10 años usurpando el poder en Venezuela sin que haya alguna esperanza de su caída.
Guillermo Farit Padilla

Guillermo Farit Padilla

El próximo 10 de enero de 2023, Nicolás Maduro cumplirá 10 años como dictador de Venezuela, país que parece resignarse a la idea de cohabitar con el chavismo durante los próximos años y sin que haya un liderazgo fuerte por parte de la oposición venezolana.

Prohibido olvidar que el 10 de enero de 2013, mientras Hugo Chávez moría en La Habana (o ya estaba muerto), el chavismo juramentó de forma fraudulenta y abusiva a Nicolás Maduro como presidente encargado de Venezuela.

Era años confusos y turbios. Hugo Chávez hace sólo unos meses (el 7 de octubre de 2012) había barrido a Henrique Capriles Radonski con el 55% de los votos. Para ser un paciente terminal y moribundo, Hugo Chávez apostó al voto por lástima que le dio resultado y le atinó una victoria con pasaporte para gobernar a Venezuela hasta el 2019.

Sin embargo, tan solo un mes después, Hugo Chávez anunció al país que el cáncer había reaparecido y que se iría a La Habana, Cuba a tratarse su enfermedad. Sin antes dejar la orden de que si algo le pasaba, votaran por Nicolás Maduro como presidente de Venezuela.

No creo en el infierno, pero de ser cierto que exista un infierno, Chávez merece estar en los sótanos del infierno.

Su mayor legado fue haber dejado al tartufo de Nicolás Maduro como heredero de la hegemonía castrochavista que a la fecha, y en complicidad de la falsa oposición, parece que se mantendrá muchos años más desgobernando a Venezuela.

El plan castrocomunista

Es falso que Maduro haya sido un ignorante. Haber matado de hambre a millones de venezolanos no es más que el resultado de un plan perverso. Dicho plan, consiste en entretener y someter a la población, hacerla pasar hambre para luego darle migajas y que el pueblo se sienta agradecido.

Ese plan comunista funcionó en la Unión Soviética, en Cuba y en todos los países donde el comunismo quiso imponerse por la fuerza ideológica.

Maduro replicó ese modelo perverso en Venezuela, mató de hambre a cientos de personas, expulsó a millones del país y provocó un caos que años después, y luego de repartir migajas, produce una sensación de «Venezuela se arregló».

Además, provocar el hambre generalizada hace que la población deje de pensar en protestar y se concentre en buscar comida y en sobrevivir. Ese mismo escenario pasó en Venezuela, donde la tiranía chavista controló a la población a través del hambre.

El chavismo es un mal muy inteligente, como un cáncer difícil de erradicar porque es más astuto que la medicina. El chavismo logró dominar a la población, además, infiltrar y controlar a la «oposición».

La auténtica oposición venezolana está en Miami, en Madrid, Bogotá o Lima. Mientras, otros opositores auténticos están en La Tumba. sí, en la mazmorra de tortura y sevicia del régimen de Caracas. Otros, infortunadamente, están la literal tumba, como el comisario Óscar Pérez, asesinado brutalmente por Nicolás Maduro.

La caída de Maduro

La caída de Maduro parece una fábula venezolanos que aún creen que algún día entrará un presidente democrático y decente al Palacio de Miraflores de Caracas.

Hace días, una amiga me preguntó cómo creía que sería la caída de Maduro y yo le contesté algo parecido a lo siguiente:

Lastimosamente, Venezuela tiene en su ADN su sumisión a las dictaduras. En los últimos 100 años, Venezuela ha vivido 4 dictaduras, más de 6 intentonas golpistas y varias Juntas Militares de Gobierno.

Creo que la historia se repite y esta vez no será la excepción. Maduro sale del poder muerto o luego de un golpe de Estado. Por ejemplo, Juan Vicente Gómez murió siendo presidente y luego su sucesor, Eleazar López Contreras, decidió abrirse un poco a la apertura democrática de Venezuela.

La lucha por el poder en Venezuela nunca ha sido democrática, Dicha lucha, siempre ha sido disputado a sangre y fuego entre los militares y la élite gobernante de turno.

La caída de Maduro no será la excepción. La historia de Venezuela, junto con la idiosincrasia y el ADN del venezolano denotan que algo parecido a lo que ha sucedido en el pasado puede ser el camino de lo que sucederá en el futuro a ese país.

Comparte este artículo

Espacio publicitario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies